CEDOBI
Archivo completo

Vincenzo Tonelli nació en el año 1916 en Castelnovo del Friuli, entonces provincia de Udine, en la Italia del Norte Este. Castelnovo era una aldea pobre en recursos, sus habitantes trabajaban como campesinos y muchos tuvieron que emigrar antes de la Primera Guerra Mundial a Alemania, y después a Francia, Suiza y Bélgica. Los padres de Vincenzo tuvieron conflictos con los jerarcas fascistas que dominaban la aldea, porque no querían pagar la tarjeta del partido fascista. En 1930, a la edad de catorce años, Vincenzo tuvo que emigrar junto a su padre en Francia, a París. Allí trabajó de peón en las obras municipales. Un año después su padre regresa a Italia y Vincenzo se establece en el Sur de Francia, en Toulouse, dónde vivirá muchos años. Trabaja de albañil y vive con sus compañeros de la emigración obrera italiana. Se pone en contacto con muchos trabajadores comunistas y empieza a tomar parte en las actividades de las organizaciones comunistas activas en la emigración.

“Cómo no voy a llevar a España en el corazón. Cuando llegamos los brigadistas, los españoles nos recibían con flores y naranjas”

En septiembre de 1936, a la edad de veinte años, llega a España para combatir al lado de la República, junto al amigo y compañero Armelino Zuliani. Ambos son enrolados en la Brigada Garibaldi. Armelino muere durante el primer día de batalla, en el Cerro de los Ángeles. Vincenzo participa en todas las batallas del frente de Madrid. Es herido en Majadahonda, pero regresa a tiempo al Batallón Garibaldi para participar en la batalla de Guadalajara. Después combate en todos los frentes. En septiembre de 1938 participa en la última gran batalla en el frente del Ebro, en la sierra Caballs. Por fin regresa a Francia, a Toulouse. Después de la ocupación alemana de Francia, lucha contra el nazismo junto a las formaciones del maquis francés. Es apresado y deportado a Italia, donde es encarcelado y largamente interrogado por la policía en las cárceles de Udine. Liberado después del 25 de julio de 1943, obligado a alistarse en el ejército italiano, después del armisticio del 8 de septiembre de 1943 y la ocupación alemana de la Italia del Norte, vuelve venturosamente a su país, a Castelnovo. Aquí organiza las primeras formaciones del maquis antifascista.

Del otoño 1943 al final de abril de 1945 combate con los guerrilleros garibaldinos del Friuli, como comandante de batallón de la División Sur Arzino. Alemanes y fascistas, no logrando capturarlo y se encarnizan contra su familia con detenciones y torturas. Después de la guerra Vincenzo vuelve clandestinamente a Francia, a Toulouse. Las autoridades francesas querían expulsarlo, pero logra por fin conseguir la ciudadanía francesa por su participación en la Resistencia. Así, continua así viviendo en Toulouse, trabajando en la construcción y siguiendo con su compromiso político e ideológico. Ya anciano, sigue colaborando en las iniciativas de AVER y AICVAS, las asociaciones de antiguos combatientes antifranquistas franceses e italianos. Es también Presidente de la Asociación “Les Gariabaldiens”. Participa en innumerables encuentros y debates, en Francia,
en España (después de la muerte de Franco) y en Italia, presentando con palabras simples y muy eficaces a los jóvenes su experiencia de combatiente antifascista. En el 2004 logra colocar una estatua de Garibaldi en la Place de Italie en Toulouse.