CEDOBI
Origen
Archivo completo

Nace en La Habana el 26 de febrero de 1915 en el seno de una familia obrera. A los 15 años de edad se incorpora a las luchas estudiantiles contra la tiranía machadista a partir del asesinato el 30 de septiembre de 1930 del estudiante universitario Rafael Trejo, mártir que se convierte en bandera nacional de aquella contienda a la que se une todo el pueblo de Cuba. Participa, igualmente, en cuantas actividades y manifestaciones de repulsa al oprobioso régimen de Gerardo Machado se realizan en Pinar del Río, provincia natal de su padre.

Es apresado en 1931 por la fuerza represiva del tirano y recluido en el Castillo del Príncipe durante algunos meses. Al término de esta breve condena, sale a conspirar aun con más bríos.

Al ser depuesto el tirano viene a La Habana e ingresa en la Policía Técnica, donde establece relaciones con grupos revolucionarios. Combate contra los ex oficiales contrarios al golpe de los sargentos, clases y soldados del 4 de septiembre de 1933; contra la asonada contrarrevolucionaria del 8 de noviembre del propio año, alentada por la coalición reaccionaria Menocal-ABC y amparada por la embajada yanqui.

Es ávido de obras de contenido social y, muy especialmente, de los escritos martianos.

Al ser impuesto por Batista y el embajador norteamericano Caffery, el gobierno de Mendieta, Alberto Sánchez ingresa en la recién fundada TNT —organización conspiradora de acción lidereada por Antonio Guiteras— que después devendría en la combativa y antimperialista Joven Cuba. Como tal, cumple misiones riesgosas.

La huelga de marzo de 1935 lo encuentra entre sus principales activistas. Cuando Guiteras prepara su salida por El Morrillo, Matanzas, rumbo a México, para preparar una invasión armada a Cuba, Alberto está entre los que le acompañan; pero la traición de dos oficiales de la marina de guerra comprometidos, conduce al combate desigual en .que caen gloriosamente Guiteras y el venezolano Aponte, entre otros. De este cruento enfrentamiento Alberto logra huir. Poco después abandona clandestinamente el país.

Luego de un forzoso peregrinaje por la América Central: Panamá, Honduras, El Salvador… Lázaro Cárdenas lo ampara en México.

Pero su anhelo es regresar a Cuba para contribuir a su liberación, lo que realiza clandestinamente en 1936.

En Cuba, las perspectivas inmediatas de lucha de liberación están cerradas; pero en España se forja un proceso que tal vez pueda consolidarse para disfrute de los humildes, y allá marcha a ayudar. Era el mes de marzo de 1936.

Ya en España, ingresa en el ejecutivo del Comité de Revolucionarios Antimperialistas Cubanos. Trabaja intensamente en el Socorro Rojo Internacional a las órdenes de Carlos Contre-ras (Vittorio Vidalli) y de Esteban Vega. Es activista de la Juventud Socialista Unificada de Amigos de América Latina y, como miembro de aquel Comité Antimperialista, trabaja en las campañas pro libertad de Ernest Thaelmann y Luis Carlos Prestes.

Estalla la sublevación fascista y no hay que convocarlo para la cita de honor en defensa de la República. Precisamente, el 20 de julio de 1936, está en primera línea entre los heroicos asaltantes al Cuartel de la Montaña, su bautismo de fuego organizado. A partir de esta fecha participa en los más duros y feroces combates; ya la prensa leal lo destaca. Junto a su valentía y arrojo también se desarrolla su conciencia política. Por eso no es de extrañar que en el mes de agosto ya lleve junto al pecho, en el bolsillo superior izquierdo de la guerrera, su condecoración más preciada: el carnet del Partido Comunista Español.

En el Quinto Regimiento “Alberto, el Comandante cubano”, ya eran nombres y apellidos, por el respeto y camaradería que su actuación origina entre los combatientes. Pelea mucho, pero sus actuaciones más destacadas figuran en Buitrago de Lozoya, Somosierra, Gascones (donde ya es Capitán), Garabitas, Usera, Pozuelo de Alarcón, Aravaca (ya con la estrella de Comandante), Ciempozuelos, Valdemorrillo, Guadalajara, Alfambra (como Comandante en Jefe del Batallón de Ingenieros de la 22ª Brigada Mixta), Portarrubio, Pozoblanco (como Jefe de la Novena Brigada Mixta), Quijorna, … Y para sellar más su compromiso con la contienda por la humanidad progresista contrae matrimonio con la Capitana de la Sección de Ametralladoras, Encarnación Hernández, Luna, quien se le iguala a Comandante en la Batalla del Ebro, pero ya Sánchez no puede compartir esa alegría.

La batalla de Brúñete es una de las más cruentas y costosas en vidas humanas durante la contienda. Se combate desde ” el 6 de julio hasta el 25 de aquel año de 1937, día y noche. Algunos calculan las bajas entre las 35 mil: 20 mil por el enemigo, 15 mil por los leales. En la mañana del propio 25 de julio, el Comandante Alberto Sánchez recibe una herida grave con gran pérdida de sangre. Se le trata de impedir, desde luego, el regreso al frente, pero… ¿quién iba a vencer su decisión cuando ese legítimo coraje suyo insistiera en no dejar a los suyos sin su mando decisivo? ¡Nadie! Y Alberto regresa a tomar el mando de sus hombres. Horas después, arengando desde las primeras líneas, una bomba enemiga le siega el impulso. Es tendido en el local del Quinto Regimiento y cubierto con la Bandera Roja.

Un dato final recapitula su gloria: muchos libros donde se ha historiado la Guerra de España mencionan con orgullo, junto al obrero Policarpo Canden, al estudiante Alberto Sánchez, ambos cubanos, ambos Comandantes, ambos héroes del internacionalismo proletario.